Saltar al contenido

Beneficios del jabón de avena

beneficios del jabon de avena
Beneficios del jabón de avena
5 (100%) 1 vote

La avena es un fantástico cereal no solo para una dieta balanceada, sino que cuenta con propiedades para la piel, pues permite hidratarla, nutrirla y limpiarla en profundidad. Es recomendable entonces, incorporar en nuestra rutina el uso de jabón de avena, de esa forma podremos eliminar células muertas de la piel, restablecer su humedad y suavizarla.

¿Qué es?

Es un producto cosmético y de higiene que se prepara a base de granos de avena y jabón. Puede preparase en casa fácilmente o comprarse en sus versiones comerciales.

La avena es un cereal con una gran acción limpiadora, absorbe la suciedad y elimina los residuos acumulados en los poros. No altera la piel y mantiene su estructura.

Los lípidos que forman parte de la avena impiden su deshidratación y la protegen de agresiones externas.

Beneficios

Este jabón tiene notables beneficios para la salud de nuestra piel:

Para bebés

Se recomiendan los jabones naturales de avena para la piel de los bebés por su pH neutro y sus propiedades hidratantes. También puede utilizarse para lavar la ropa de los bebés.

Para el acné

Este jabón es perfecto para tratar el acné pues absorbe el exceso de grasa en la piel y cierra los poros de manera natural. Puede exfoliar la piel y eliminar las toxinas que obstruyen los poros. Puede eliminar las células muertas de la piel para recuperar su salud y aspecto lozano.

Tiene propiedades antiinflamatorias que reducen la hinchazón, irritación y el enrojecimiento que provocan los brotes de acné.

Para irritaciones en la piel

La avena ejerce una acción calmante por lo que se recomienda en casos de irritaciones de la piel tales como urticarias, dermatitis, eccemas, psoriasis y picazón.

Puede prevenir las erupciones causadas por la dermatitis de contacto o con el roce de  hiedra venenosa. Alivia el dolor de las quemaduras producidas por el sol y puede restaurar la humedad de la piel.

Para absorber la grasa

La avena es rica en saponina, un fitoquímico que genera una espuma que actúa como un limpiador natural de la grasa en la piel por lo que se recomienda su uso a personas que tienen la piel grasa o son propensas a padecer de acné.

Puede extraer la grasa acumulada de la piel debido a sus propiedades astringentes suaves sin resecar la piel.

Para humectar

No solo combate la grasa sino que restaura el pH natural de la piel y aporta su contenido de lípidos y proteínas humectantes que impiden que la humedad abandone la piel. Cuenta además, con propiedades emolientes que suavizan la piel seca y maltratada.

Para exfoliar la piel

La avena tiene un tacto suave y es beneficiosa para limpiar y nutrir la piel en profundidad eliminando la piel muerta y dejando a su paso piel limpia y suave.

Se recomienda en casos de eczema y la psoriasis porque no afecta la piel sensible ni interfiere con los tratamientos.

Para el envejecimiento

Los antioxidantes de la avena revierten el daño causado por la contaminación, los rayos UV, químicos y cualquier agente que fañe la piel. También puede mantener la humedad de la piel, estas propiedades combinadas previenen la formación de arrugas.

Para lavar la piel luego de quemaduras

La avena es un cereal con propiedades calmantes, antiinflamatorias, hidratantes y antioxidantes por lo que se recomienda su uso para hidratar la piel quemada por el sol o por otros elementos, siempre que se trate de una quemadura leve.

Aclarar el tono de la piel

El uso de jabón de avena regulariza el tono de la piel y su tono ayudando a matizar manchas y decoloraciones.

¿Cómo fabricar jabón de avena?

propiedades curativas del jabon de avena

Existen diversas formas de preparar este jabón, pero, esta es una de las recetas más sencillas para preparar jabón de avena:

Ingredientes:

  • Un molde para hacer jabón.
  • 2 cucharadas de miel cruda o cualquier producto humectante de tu elección.
  • 2 cucharadas de aceite de almendras.
  • 1 taza de copos de avena.
  • 1 kg de manteca de karité a base de glicerina o glicerina vegetal.

Preparación:

Derrite el habón de glicerina o la manteca de karité en una olla, mezcla la avena con la manteca a medida que se derrite para darle una consistencia fina. Retira del fuego y agrega la miel y el aceite de almendras, vierte en el molde y deja reposar y endurecer durante 4 o 5 horas. Puedes colocarlo en la nevera para acelerar el proceso. Mientras se endurece puedes rociar más copos de nieve para lograr un jabón exfoliante.

Luego puedes desmoldarlo y cortarlo en barras.

Esta receta es mucho más segura que aquellas que emplean sosa caustica, el jabón de glicerina o manteca de karité y glicerina son productos neutros amigables con la piel. Al utilizarlos en la receta no requieres de periodo de saponificación ni esperar semanas para que tu jabón esté listo para utilizar.

Fuente:

(1) https://belleza.uncomo.com/articulo/como-hacer-jabon-de-avena-casero-23103.html
(2) https://www.lavidalucida.com/beneficios-del-jabon-de-avena-y-como-hacer-uno-en-casa.html
(3) https://medicinanatural-alternativa.com/para-que-sirve-el-jabon-de-avena/